domingo, 25 de diciembre de 2016

Un año para el debate y balance


Por Gabriela Fabbro.


Se acaba el 2016 y los argentinos nuevamente asistimos a un año televisivo muy particular. Cada vez más atravesado por las tecnologías e Internet, el contenido de la pantalla local sigue en la exploración de sus nuevos rumbos.

Un año en que las latas le ganaron a los programas locales, ni Showmatch ni partidos de la selección nacional pudieron con Moisés y los diez mandamientos, que superó los 20 puntos de rating más de una vez y que Tinelli logró pocas veces a lo largo del año. Hasta hubo días en que el reality de baile y polémicas, perdió con Educando a Nina, la ficción que este año ofreció Telefé por las noches. Repeticiones como la de Casados con hijos se impusieron a contenidos nuevos como la adaptación de Loco por vos que también Telefé ofreció en su pantalla. 

Un canal como Telefé que cambia de dueño (fue comprado por Viacom recientemente), ganó el rating en general con enlatados como el ya citado Moisés o ¿Qué culpa tiene Fatmagül?, América que se mantuvo en el tercer puesto con toda su programación en vivo, con un Canal 9 que intentó renovarse con pocas nuevas ofertas que no lograron imponerse (Mejor de noche, El show del problema) y con "nuevas temporadas" de programas autorreferenciales como Bendita TV o Implacables; así transitó el año la oferta local. 

El Trece se sostuvo con latas extranjeras (Esposa joven o Saras y Kumud), y con un Showmatch que abandonó su segmento de Gran Cuñado prácticamente a mediados de año y con el artilugio de cambios en las reglas de juego pudo "renovarse" para sobrevivir hasta casi fines de diciembre; un Lanata que logró mantenerse vigente a lo largo del 2016 pero sin grandes estridencias, que en un año no eleccionario era lo esperado, y la telenovela Los ricos no piden permiso, basado en el reinado del maniqueísmo propio del género, se sostuvo con muy buenos resultados hasta la última semana del año. 

De la TV Pública agradecemos la renovación de su pantalla, el cuidado por los nuevos contenidos y por el pluralismo que hoy ofrece. 

Los programas de pleitos domésticos inundaron nuevamente las pantallas, los de chefs se volvieron más agresivos y polémicos, los de concursos de talentos pasaron bastante desapercibidos, y perritos saltando pinos de bowling  o anillos desbordando cilindros repletos de agua, superan a concursos de conocimiento y velocidad mental. 

Los programas periodísticos no estuvieron en el estrellato, y sólo Intratables, de América, logró sostenerse gracias a su fórmula original e impecable conducción de Santiago del Moro. En un año en donde Charlotte Caniggia o El Polaco pretendieron protagonismos destacados, las dos divas de la televisión permanecieron files a sus estilos. El 2016 ofreció más panelistas que actores en sus propuestas televisivas. Abundaron los programas corales, con "especialistas" en cada mostrador, intentando comprender la realidad de otros o la del propio país.

Los cinco canales de la pantalla interactuaron con sus páginas webs y con sus redes sociales, los noticieros incorporaron tecnologías en piso, drones en sus transmisiones, los twitts de los espectadores inundaron todos los programas, pero en esta variedad de dinámicas, el encendido de la TV abierta apenas llegó a 20 puntos. Es decir que, del total de hogares que mide IBOPE para el rating, sólo el 20% miró televisión en su televisor. El resto de la audiencia, seguro que consumió contenidos televisivos pero lo hizo a través de múltiples y diversas plataformas. 

Hoy es cada vez más tema de conversación una serie de Netflix o el último episodio de The Walking Dead que la noticia más estruendosa que pudo contar un noticiero vespertino. La televisión sigue siendo un fuerte referente en nuestro país, que sigue siendo muy importante en el desarrollo de la TV por cable (concentra casi la mitad de la audiencia de televisión paga en Latinoamérica), los argentinos dedican el 45% del tiempo destinado a la TV para ver contenidos por cable. Argentina sigue siendo uno de los países a nivel mundial en materia de exportación de formatos televisivos con más horas vendidas al exterior, vendió a Netflix su primera serie (Estocolmo) y proyectó El marginal, otro gran producto local, en esa plataforma. Los contenidos locales siguen teniendo gran calidad, pero migran a otras plataformas y pantallas.

A lo largo de las notas del año, el Observatorio de la Televisión intenta reflejar estas migraciones y supervivencias, que aún no tienen destino fijo, que están transitándose a medida que se van experimentando y que nos plantean preguntas que seguiremos intentando responder en el futuro.

Lo que sí sabemos es que la televisión siempre será referente para los usuarios, no importa ni la plataforma, ni el horario en que la veamos, lo importante es que la seguimos viendo. Pensar y reflexionar sobre lo que vemos es lo que nos hará espectadores más críticos y responsables, y ese es el verdadero objetivo del Observatorio de la Televisión de la Universidad Austral: estimular y promover una audiencia que tome conciencia del rol que cumple sobre la calidad televisiva nacional. 

Es nuestro compromiso desde hace diez años.


El 2016: el año que despertó a la ciencia ficción


Por Milagros Prado.

Este 2016 se tiñó de clásicos renovados y de vueltas de tuerca a historias ya contadas. El tema que fue el éxito de este año fue la hace tiempo "abandonada", ciencia ficción o como debería definirse, la ficción científica.

La vuelta a los 80 con "Stranger Things"

La serie de Netflix, el nuevo gigante del entretenimiento, dirigida y escrita por los hermanos Duffer fue la revelación del primer semestre del año. Con una banda sonora compuesta por los hits de la década, como Should I Stay, o Should I Go, y la vuelta a las grandes producciones de Wynona Ryder, esta oda a los ochenta cuenta con todos los condimentos: suspenso, misterio y amor.

Bienvenidos a "Westworld"

La nueva serie de HBO busca llenar la programación del segundo semestre del año de la cadena que transmite "Game of Thrones". Esta producción adapta la película de culto de 1973 del mismo nombre. La trama trae de forma original el debate entre el hombre y la máquina. El elenco lo encabezan Anthony Hopkins y Evan Rachel Woods.

"Black Mirror", nuestro reflejo tecnológico

Esta antología de capítulos autónomos plantea la incertidumbre de cómo la tecnología afecta a nuestra sociedad. Algunos capítulos son más alejados de la realidad que otros, pero siempre se utiliza el mismo eje: la relación del hombre con las nuevas tecnologías. Por esta razón el nombre de la serie se refiere al momento en que la pantalla de nuestros celulares se encuentran en negro: es en ese espejo negro que nos reflejamos a nosotros mismos.


Gracias a estas superproducciones, el 2016 nos trae una nueva mirada sobre el género de la ficción científica, y vuelve a ponerlo en el centro de todos los elogios luego de décadas de encontrarse dormido ¿qué nos traerá el 2017?

El show de la justicia, tendencia en la TV Argentina


Por Magdalena García Pena.

Vuelven a ganar popularidad los “talk shows” sobre la resolución de conflictos cotidianos que rozan lo bizarro. “Imputados”, “El Show del Problema” y “Caso Cerrado” son las nuevas propuestas de la pantalla local.

Los primeros años del 2000 trajeron a la pantalla nacional una serie de programas del género “talk show” que dejaron una huella bizarra en televisión argentina. El fenómeno mediático de “Zap” conducido por Marcelo Polino, los dramas familiares y de pareja tratados en “Hablemos con Lía” o la espectacularización de la justicia con el abogado Mauricio D’Alessandro en “La Corte” pasaron a la historia por las situaciones insólitas y ridículas que tenían lugar en sus emisiones.
Este último marcó un hito en la televisión local y hoy, casi 15 años después, vuelve a la pantalla de América bajo el nombre “Imputados”, sumándose a la ola de programas que hacen de los conflictos cotidianos un show.

D’Alessandro vuelve a la conducción con el mismo rol de mediador entre los participantes del ciclo que ahora produce Endemol. Continúan las disputas, el drama y las sobreactuaciones de los imputados que se podían ver en “La Corte”, pero ahora se suman abogados defensores y un jurado que reemplaza el rol que D’Alessandro tenía en la resolución del conflicto. Además, en algunas emisiones, el foco está puesto en conflictos que involucran figuras públicas, como fue el episodio “Maradonianos vs. La prensa” respecto del conflicto entre el futbolista y los medios.

Desde Estados Unidos llegó “Caso Cerrado”, el talk show de Telemundo conducido por la abogada cubana Ana María Polo que se emite por Telefé desde septiembre. La abogada oficia de jueza para resolver conflictos marcados por lo extravagante, lo excéntrico y lo dramático que involucran traiciones entre amigas, engaños de pareja y hasta conflictos por el juego Pokemon Go.

Abundan los contenidos violentos, sexuales, el lenguaje grosero y el maltrato entre los participantes, entre otros disvalores. A pesar de todo esto, su rating muestra buena aceptación por parte de la audiencia argentina y Telefé decidió exprimirlo al máximo, sumando “Caso Cerrado, Sin Censura” de lunes a jueves por la noche. Para esta edición se reservan los casos cuyo contenido es no apto para todo público.

Otra versión de esta moda televisiva es “El Show del Problema”. Canal 9 apostó por el periodista Nicolás Magaldi para la conducción, en lugar de la clásica figura del abogado. Este ciclo se orienta a conflictos domésticos, como el de una pareja que debatió la presencia del perro en la cama a la hora de dormir. A través de pruebas, testigos y opiniones de expertos en las temáticas, integrado con una alta dosis de show, el conflicto se va desarrollando hasta llegar a una solución para ambas partes. El ciclo se destaca por sumar recursos tecnológicos durante el programa: a través de una pantalla se van conociendo las distintas opiniones del público presente.


La justicia y la resolución de conflictos van tomando terreno en la TV, pero lamentablemente a costas de la calidad de su contenido. En lugar de primar el deseo de justicia o de hacer el bien, toman más protagonismo las razones de los casos como las infidelidades, los malos tratos, abusos, violencia o simplemente banalidades.

Nuevas propuestas en la pantalla de la TV Pública Argentina


Por Magdalena García Pena.

Plural y federal. Estas son las dos cualidades que, según el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, deben estar reflejadas en los contenidos emitidos por los medios de comunicación públicos. En noviembre, la Televisión Pública Argentina estrenó nuevos programas y todos parecen respetar la consigna.

Una de las incorporaciones más novedosas es “El Mentor, bajo la mirada de un maestro”, un reality show de producción nacional en el que ocho jóvenes realizadores de cine se capacitan y realizan un cortometraje bajo la mentoría de Charles McDougall, reconocido director británico que dirigió series como The OfficeHouse of Cards y Sex and the City.

La presencia de McDougall representa un valor en sí para el programa, pero hay muchos aspectos más para destacar. La pluralidad expresada a través de sus participantes: cuatro hombres y cuatro mujeres, cada uno proveniente de una provincia distinta. Los valores positivos que surgen durante el proceso que van realizando, como la importancia de formarse, el trabajo en equipo, aprender del otro y escucharse a uno mismo. Este “contra reality”, llamado así por fomentar el trabajo en equipo en reemplazo de la clásica competencia que se da en los reality shows, es una propuesta novedosa para la TVP Argentina que resulta interesante de ver y aporta calidad a la pantalla local. 

Otra de las incorporaciones a la grilla para este fin de año es “Argentina Baila”, un talent show en el que el talento es el verdadero protagonista. Se trata de una competencia de baile folklórico integrada por 50 participantes de distintas provincias, respetando el espíritu federal que propone el canal en esta nueva etapa.

Durante seis emisiones, que se transmiten en vivo desde Tecnópolis, los participantes comparten sus talentos en el escenario y un jurado liderado por Ricky Pashkus, director artístico del proyecto, define quiénes siguen en el certamen. En el ciclo prima el respeto en el trato, la admiración por el talento y un interés genuino por enriquecer y darle valor a la cultura nacional. En cada emisión se homenajea a figuras emblemáticas del folklore y reconocidos grupos dan shows en vivo. 

“Locos por el Campo”, otro de los nuevos ciclos de la TV Pública Argentina, rompe con los clásicos programas del agro para ofrecer un enfoque más amigable y entretenido sobre los procesos de producción del campo y sus protagonistas, recorriendo distintos establecimientos agropecuarios del país.

Un aspecto que distingue al programa es su conductor, Fernando Entín, galerista de arte, quien vive en la ciudad y no tiene relación alguna con el campo. Sus comentarios y preguntas siempre tienen un tono cómico que brinda al formato un estilo descontracturado sin perder su lado informativo. Entín ahonda en la vida de los productores y muestra un costado más humano y amigable de la principal actividad económica del país.

La estética del programa también es innovadora. Se nota la intención de mostrar un producto más moderno y de gran calidad visual haciendo uso de cámaras full HD y drones que permiten mostrar la amplitud y la bellezas de las locaciones.

“Si bien a todos nos gusta que nos vea mucha gente, nuestra responsabilidad es que los contenidos públicos sean de excelencia, culturales, educativos, sociales y gratuitos”, explicaba hace unos días Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos. Todo indica que la calidad seguirá siendo el principal objetivo de las producciones del canal estatal. Ojalá algún día la calidad y la popularidad sean compatibles en la pantalla de la Televisión Pública Argentina.


“Por Amarte así” llegó a Telefe


Por Camila Mejía.


Un culebrón, escrito y producido en Argentina, que llegó para reinar las tardes.

Luego de una oleada de programas de origen brasileño y turco llegó a la pantalla de Telefé un culebrón argentino. Se trata de “Por Amarte Así”, una producción local que se compone de 60 capítulos, escrita por Claudio Lacelli y producida por Endemol, Azteka y CTV Contenidos quienes tienen el objetivo de exportarla al mundo.

“Por Amarte Así” se transmite todas las tardes a las 16.30 horas. Los protagonistas son Gabriel Corrado, Catherine Fulop, Aylin Prandi, Brenda Asnicar y Gastón Soffritti. La tira cuenta dos historias paralelas. Por un lado, el personaje de Gabriel Corrado, un prestigioso abogado que debe defender al personaje de Aylin Prandi, acusada de desconectar a su marido, quien se encontraba en estado terminal. Además, se suma el personaje de Catherine Fulop, esposa de Corrado, que demuestra cómo el matrimonio entre ellos se está terminando. La segunda historia es llevada adelante por Brenda Asnicar, hija de Corrado y Fulop, quien sufre un intento de abuso por parte de su novio y un amigo, y Manuel, una joven promesa del fútbol argentino, que es atropellado accidentalmente por Brenda esa noche y queda en silla de ruedas. Entre ellos surgirá una historia de amor inesperada.

Un típico culebrón, con todos los elementos del género, que está sumando fanáticos y televidentes en todo el país. En cuanto al rating, logró superar en varias oportunidades a “Este es el Show”, programa que solía dominar la tarde.

Sin dudas, una buena noticia que las ficciones nacionales vuelvan a la televisión vespertina y comiencen a reemplazar a los realities y a las latas extranjeras.





El avance de la tecnología sobre la TV: una nueva manera de ser espectadores


Por Estefanía Brid.


La televisión ha sufrido muchos cambios desde su aparición: la incursión del color, mejoras notables en el sonido, la llegada del cable e incluso la presentación de la llamada televisión satelital.
Sin embargo, ningún cambio fue tan notorio como la incorporación de Internet a la manera de ver televisión. Hoy, ningún canal y productora contemplan la televisión sin este aliado tan próximo.
La tecnología va coptando espacios sobre la base de las necesidades de la gente y aggionarse se vuelve necesario para todos.

Prácticamente hoy ya no hay referencia a lo que se denominaba televisión convencional en otros tiempos, porque justamente lo que se consideraba “convencional” ha dejado de serlo. Los jóvenes de hoy se volvieron consumidores constantes de tecnología. Internet forma parte de sus vidas y se ha vuelto imprescindible para sus actividades académicas, laborales y de recreación. Esta tecnología los ha convertido en seres multi-pantalla (manejan televisión, computadora y celular al mismo tiempo) y sin buscarlo, fueron los generadores de una nueva manera de ver televisión.

La TV ya no se mira linealmente. Los contenidos han tenido que adaptarse a esta búsqueda casi frenética de mayor información y entretenimiento constante y esto ha generado también que el hardware asociado tenga que hacerlo. Hoy, los televisores que solían conocerse ya no se fabrican e incluso sus recientemente reemplazos como LCD y LED tienden a desaparecer en pos de los nuevos Smart TV que permiten conectarse a Internet.

Estos últimos dispositivos tienen un sistema operativo más rápido y le permiten al nuevo espectador acceder a contenidos online, y otras aplicaciones desde su televisor, permitiéndole una experiencia audiovisual más amplia.

Actualmente el espectador ha dejado de considerarse como tal y se ha convertido en un consumidor audiovisual que puede llegar a emplear hasta un promedio de 11 horas, en la Argentina, conectados a la red.

La aparición de Netflix ha consolidado este mercado convirtiéndolo en revolucionario. La posibilidad de ver infinidad de series y películas en streaming ha vuelto al antiguo telespectador más demandante con respecto a lo que solía llamarse “televisión tradicional”. Por esta razón, compañías de cable pagas generan servicios on demand, y plataformas que les permitan a sus usuarios acceder a mayor y mejor contenido (Cablevisión con el lanzamiento de Flow, por ejemplo). Además, los canales de televisión colocan sus emisiones en la web para que los usuarios puedan ver sus contenidos en el momento que deseen y generen debate a través de las redes sociales para que sus productos sean los más populares y de esta manera tengan más rating y sobre todo, más publicidad.

Incluso otros medios de comunicación están generando plataformas digitales para no perderse el negocio. Es el caso, por ejemplo, del Grupo La Nación que hace poco lanzó su canal digital para ofrecerles a sus clientes la posibilidad de acceder a contenido diverso a través de la web.

Es evidente que la tecnología avanza en todos los ámbitos de la sociedad; y la televisión no es la excepción. El desafío consistirá en saber implementar los nuevos recursos tecnológicos en pos de una mejor y mayor oferta para el televidente y para el crecimiento del negocio televisivo.



lunes, 31 de octubre de 2016

La noche de Canal 9


Por Javier Bruggia.

Leo Montero fue elegido como la estrella del prime time de Canal 9, conduciendo y produciendo su propio programa de entrevistas: “Mejor de Noche”.

De la mano de Endemol, Leo Montero finalizó sus 13 años en la pantalla de Telefé para sumarse a un proyecto muy personal y ambicioso: un programa de entrevistas producido y conducido por él, para Canal 9.

“Mejor de Noche” es emitido de lunes a viernes de 22 a 23 horas. Este programa es un ciclo de entretenimientos,  juegos y entrevistas.  La noche comienza con un cuestionario estilo homenaje dirigida por Leo a tres invitados especiales que tienen una historia en común. Las preguntas son muy personales y buscan en todo momento que se hagan revelaciones privadas y que se muestren aspectos más profundos de los personajes y de sus anécdotas en común. 

Los primeros en ser invitados al living de “Mejor de noche” fueron los actores Osvaldo Laport, Arnaldo André y Luisa Kuliok, quienes fueron presentados como "los reyes de las novelas". Luego, los homenajeados deben participar de un juego llamado “¿Quién se hace cargo?” donde se muestra una foto o material íntimo y uno de los tres invitados debe decir a qué situación personal corresponde.

Por último, y casi sin relación con la primera parte del programa, se lleva adelante “El gran juego de la ruleta”, donde distintos participantes ponen a prueba sus conocimientos, y su suerte, para responder correctamente preguntas de interés general y ganar un premio. Cada participante tiene tres vidas y debe salir sorteado en la ruleta para poder responder. Uno de los famosos presentes es el encargado de lanzar la ruleta.

Por el momento, la propuesta está encontrando su forma. Hasta ahora la frescura y cierta improvisación por parte del conductor son interesantes y atractivas. El tipo de invitado va variando y es un tanto heterogéneo, así como las temáticas que abordan, donde hasta el mismo Diego Maradona se comunicó con el programa para hablar de sexo. 

En tiempos del estreno del programa, Leo Montero le decía a Diario Popular: "El tiempo dirá si llegué a Canal 9 para quedarme un largo rato. En principio la respuesta es sí. Estoy encantado de este nuevo desafío profesional. Canal 9 es un canal que se está relanzando y el hecho de haber sido convocado para conducir el prime time, me llena de orgullo. “Mejor de Noche” es la tele que ahora quería hacer. Ojalá sea por muchos años y las expectativas son las mejores. No sólo hablo de rating. Le tengo que dar las gracias al director de programación del canal, Diego Toni, por haberme abierto las puertas. Tengo muchas ganas de quedarme en Canal 9 durante un largo tiempo". 

Ojalá que este desafío sea superado con originalidad y creatividad, por el momento, parece más de lo mismo, ordenado de otra manera. Como siempre, el tiempo lo definirá.