miércoles, 31 de agosto de 2016

Iván de Pineda: un toque de valores en la pantalla de El Trece


Por Gabriela Fabbro.

Si pensamos en la televisión abierta actual y su poder como referente para el público que la sigue, hoy vale la pena detenernos  en un conductor para pensar que hay gente que sabe desarrollarse y crecer en este medio y lo hace muy bien.

"Los 8 escalones", "Pasapalabra" o "Resto del mundo", son tres programas en los que participa Iván de Pineda como conductor en los dos últimos y como jurado en el primero. Este joven y no tanto, que irradia simpatía y variados conocimientos, brinda aires frescos y saludables a la pantalla.

Programas en los que se valora el esfuerzo, el conocimiento, la inteligencia y que nos abre "al futuro" como bien lo indica la presentación de su programa de viajes, son los ejes por los cuales, hasta ahora, se ha movido Iván de Pineda.

Con una gran memoria, recuerda el nombre de todos sus profesores de la secundaria según contó en una entrevista, demuestra un gran dominio de temas tan diversos como la cultura, la literatura, la historia, el cine y los medios en general. Ávido lector, observador e inteligente, sabe encauzar sus programas con fluidez, sano humor y, especialmente, gran respeto por los participantes o entrevistados.

Es además conductor radial, y vale la pena recordar que comenzó, además de su temprana carrera como modelo internacional, como notero en el programa "El rayo", conducido por Deborah del Corral, en América TV. El mismo propuso una nueva manera de contar y mostrar las notas, con un criterio de edición novedoso en el que el montaje era el gran protagonista. Algo del mismo se puede ver hoy en “Resto del mundo”.

También trabajó en cine y en ficciones televisivas, pero claramente, por el momento, el rol en el que actualmente se mueve, un conductor de formatos lúdicos como él se definió, le sienta muy bien.

Su programa “Resto del Mundo”, que lleva 13 años en el aire, un logro que valoramos mucho en el contexto actual televisivo, ganó en 2016 el Premio Martín Fierro al Mejor Programa Cultural. 

Curioso por naturaleza, habla cinco idiomas con gran naturalidad, confirma que en la televisión actual no es necesario caer en lo burdo, violento o de mal gusto para obtener audiencia. El buen gusto, la sana competencia, la curiosidad y la memoria son valores que Iván pone en escena en cada bloque de sus programas. 

Qué bueno que la televisión abierta siga apostando a estos formatos, en donde el conductor es el eje por los valores que propone, que tanta falta le hacen a la pantalla local.

América: 50 años en el aire


Por Gabriela Fabbro.

El 25 de junio de 1966, bajo el nombre de Tevedos, la Argentina recibió una nueva señal de televisión que comenzaba a competir con los cuatro canales de televisión abierta que se emitían desde Capital Federal. En este caso, sus transmisiones provenían de La Plata. Los primeros técnicos que formaron parte de su staff emigraron de canal 13, entre ellos, el escenógrafo Enrique Zanini y el iluminador Juan Carlos Berraud. También participaron en telenovelas técnicos de canal 9 como el director Nicolás del Boca. Uno de sus primeros programas fue Feminísima de Pinky; y también a este canal le atribuimos la primera transmisión completa de un Mundial de Fútbol en Argentina, en este caso el de Inglaterra de 1966, aunque en diferido.

Algunos de los programas y figuras íconos de sus primeros tiempos fueron de tono humorístico como “Poné al aire a los graciosos” de los hermanos Sofovich y “El Show de Dean Martin”, el periodístico “La Gente”, con Augusto Bonardo; o “Los solteros del 10C” y “Cada uno por su lado” con Sergio Renán y el recordado “Notidos”. En los primeros años pasaron por la pantalla del canal figuras como Alberto Olmedo con su recordado “Piluso”, Mengueche, Lucho Avilés, Hugo Moser y Félix Luna. Recordados programas como “Colosos de la lucha”, “Lluvia de estrellas”, “El show de la moda”, “Boom 70” y “En este lugar  de la noche” integraban su grilla semanal.

En 1978 llegó “Hola tango”, de la mano de Antonio Carrizo, el clásico “Una mujer, un destino”, con María Aurelia Bisutti y “Almorzando con Mirtha Legrand” en su primera edición en esta nueva señal de televisión.

Este canal se caracterizó siempre por apostar a los programas en vivo, lo que se convirtió en un sello en su tipo de producción, que aún hoy perdura.

En 1980 comenzó a transmitir a color y en octubre de 1983 dejó de llamar “Tevedos”  a su noticiero, para convertirse en “Teledos”, con una fuerte impronta periodística con intento de tono popular.

Por aquellos años también desfilaron por la pantalla “La discoteca del amor”, “El mundo del deporte”, “A solas”, con Hugo Guerrero Marthineitz y “8 y Betty”, con Betty Elizalde.

En 1987 llegaron otros tantos clásicos de la historia de nuestra televisión como “Utilísima” con Patricia Miccio, “Música Total”, “Matrimonios y algo más”, “El groncho y la dama”, “Señorita Maestra”, “La noche del domingo” con Gerardo Sofovich, “Ganale al 2” con Biondi, “Lucha fuerte”, “Tato Diet” con el inolvidable Bores, “Trampa para un soñador”, “Yo me quiero casar, y Ud?” y la exhibición de la serie “Alf”.
“Argentinísima”, “Campeones”, “Viva Sapag”, “El show de Balá”, “Yo fui testigo”, o “El pueblo quiere saber” y “Sociedad desnuda”, marcaron sus contenidos en los años siguientes.
En 1991, bajo el nombre de América Te Ve, inauguró estudios en el barrio de Palermo con una apuesta inédita: programas periodísticos en vivo de 12 a 22 horas.

En 1993 también inaugura la primera planta productora de TV con tecnología digital en la Argentina. Junto a ella, llegaron formatos innovadores como “Caiga Quien Caiga” y “La TV ataca” con Mario Pergolini, “Crema americana” con Juan Castro, “El Rayo” con Deborah de Corral, o “Cha Cha Cha” con Alfredo Casero; contenidos que marcaron una innovación y ruptura en la forma de narrar en televisión, descontracturada, fragmentada, al estilo videoclip, que dejaron huellas en muchos programas futuros. 

“Graciela de América” con Graciela Alfano, “Tiempo nuevo” con Bernardo Neustadt, “Fenomeno Real” e “Impacto a las 7” con Mauro Viale, “Planeta Caníbal” con Lalo Mir, América Noticias, con Néstor Ibarra y Mónica Gutiérrez, reemplazado luego el primero, por Guillermo Andino, “Día D” con Jorge Lanata, “Zoo” con Juan Castro y Dolores Cahen D´Anvers, “Sábados musicales” con Marixa Balli y Hernan Caire, “Amor y Moria” y “La noche de Moria” con Moria Casán, entre otros, son programas que el canal, con muy buen criterio estético , cronológico y emotivo, repasa en sus diferentes tandas publicitarias.

Finalmente y hasta la actualidad, el nombre del canal pasó a ser América TV.
En el 2000, América TV pasó a formar parte de la empresa Ávila Inversora, creadores de Torneos y Competencias, dedicada a la producción y transmisión de programas deportivos, quienes aportaron cambios a la programación dedicada principalmente al periodismo, al espectáculo y al deporte. Dos años después Ávila se asoció con el Grupo Uno Medios, del empresario Daniel Vila y José Luis Manzano. Así nace América Multimedios, y la renovación de su licencia como canal abierto.

Hoy el canal, pugna por el tercer lugar en el rating apostando al debate, a la pluralidad de voces y a la espectacularización. Acordó con Endemol el pase de “Gran Hermano”, el reality show que originalmente se emitía por Telefe, a su pantalla; por el otro, la impronta política se encarna en sus contenidos, desde el original, por momentos atrapante y novedoso “Intratables”, con Santiago del Moro, “La cornisa” de Luis Majul, o “Animales sueltos” de Alejandro Fantino. De hecho, fue el único canal de la televisión abierta de Buenos Aires en transmitir el primer debate presidencial en la historia del país.

La noticia, la actualidad y el entretenimiento son sus temas centrales, y su preocupación por los valores que transmite dieron origen a la primera investigación sobre el tema que hizo el Observatorio de la Televisión en el año 2005. El vivo es parte de su esencia, la heterogeneidad la completa y sus apuestas a la innovación y renovación del lenguaje televisivo sus ejes principales. No es poco para cincuenta años de vigencia en el panorama de la televisión local.

Televisión gastronómica: el boom de los realities culinarios que llegó para quedarse


Por Camila Mejía.

La televisión y sus formatos suelen responder a un cambio cultural mayor, a una tendencia a nivel social. En todo el mundo, y en Argentina especialmente, se ha dado una vuelta a la cultura culinaria, una especie de renacer de contenidos gastronómicos.

Las redes sociales y la TV se han hecho eco de esto: cada vez más personas quieren aprender, ver, seguir y experimentar el arte de la cocina.

La televisión se sumó a esta tendencia con su propia forma de espectacularización de la gastronomía. El formato estrella ha sido el reality, en todas sus formas, desde competencias hasta documentales de viajes. Para el público es muy fácil sentirse identificado, ya que es algo cotidiano, fácil de entender y de imaginar, y siempre está la posibilidad de llevarlo a la práctica.

A esto se suma también una tendencia paralela por saber más sobre nutrición, y por tomar conciencia sobre lo que ingerimos. Muchos de los programas incluyen un apartado especial donde se recomienda preparar el plato en casa, con ingredientes específicos, para una alimentación más saludable.

En Buenos Aires específicamente, la última década ha visto un boom de la gastronomía local, con la apertura de nuevos restaurantes, más exquisitos y refinados, y con la aparición de la coctelería local. La industria gastronómica argentina dio un salto enorme, y eso se refleja también en los intereses de contenido televisivo.

Los programas que más repercusión han tenido son, en primer lugar, los realities-concurso en su versión local, como ”Masterchef”, donde competían aficionados a la cocina, “Masterchef Junior”, también “Top Chef” , programa con cocineros profesionales y el recientemente finalizado “Dueños de la cocina”.  También se encuentran los programas importados, que se muestran en los numerosos canales de cocina y lifestyle que hoy se ofertan en el cable, como “Chopped” en Food Network, “Me voy a comer el Mundo” en El Gourmet, “Bake Off Reino Unido” en Discovery Home & Health y “Chef´s Table” disponible en Netflix.

La tendencia culinaria crece a pasos agigantados en el mundo y la televisión no quiere perderse la oportunidad de aprovechar este fenómeno. ¡Bon apetit!

Hasta siempre Juan Carlos Mesa


Por Alfredo Solari.

El 2 de agosto de este 2016 tuvimos la triste noticia de la muerte de Juan Carlos Mesa. Sin duda alguna un ícono del humor argentino. Mesa fue uno de esos artistas a los cuales nadie es inmune. Son muchas las generaciones marcadas por sus guiones y actuaciones. Y muchos los que podemos asociar parte de nuestra vida con alguno de sus programas.

Nació en Córdoba en 1930 y empezó su carrera, como casi todos los grandes de su tiempo, en la radio. Luego mudó su talento a la televisión, de la cual es referente indiscutible.

Fue un hombre talentoso, humilde y querido, de esos que desearíamos invitar a comer a nuestra casa. Y de hecho tuvimos la suerte de tenerlo en nuestra facultad allá por el año 2005. Nos honró con su visita, su conocimiento y sus anécdotas contadas y narradas con una serenidad y simpleza, muy distinta a ese director de noticiero de “Mesa de Noticias” que refunfuñaba contra sus torpes pero queridos empleados.

Además de ser un experto libretista, fue un gran creador de personajes entrañables  a los que inteligentemente unía a una frase. Y esto se transformó en una fórmula de gran éxito que catapultó sus creaciones. Muchas de esas frases con el tiempo se transformarían en parte de nuestra vida cotidiana. “Qué bochorno”, “Le pertenezco, señor, le pertenezco”, “Qué día señor, qué día”, "Capochetta Bianca", “Presencia…”, “Infeliz…” y muchas más.

Cuando uno de estos referentes de la cultura se va, parece que se nos va parte de nuestra historia, pero nos queda su obra que nos seguirá alegrando siempre que la recordemos. Esos programas llenos de su “Humor redondo” e inteligente en donde no hacía falta darle ninguna vuelta a “La Tuerca” para disfrutarlos. Programas que eran un “Tato por ciento” “Hupumorpo” y que hacían que las familias se sentaran, todos juntos, alrededor de la “Mesa de noticias” a disfrutar de los enredos de siempre. Su historia es un gran “Resumen de los medios” que con solo prender la TV nos sacaban el “Stress”.


Por todo eso y más siempre recordaremos a este gran hacedor: Juan Carlos Mesa.

El retorno de los 80´s a la pantalla chica


Por Magdalena García Pena.

Los ochenta están de moda, por lo menos en la televisión. Esa década que marcó un antes y un después en la historia del cine con películas como “Volver al Futuro”, “Dirty Dancing” o “E.T.”, hoy vuelve a estar presente en forma de remakes o como fuente de inspiración para nuevas series.

El ejemplo más claro y actual es Stranger Things, la serie original de Netflix ambientada en los años 80. Su primera temporada fue un éxito mundial y recibió elogios tanto de la crítica especializada como del público en general.

Su trama se desarrolla en 1983 en Hawkings, un pequeño pueblo de EE.UU., y su principal línea narrativa trata sobre la misteriosa desaparición de un chico de 12 años y los intentos de su familia y de sus amigos por encontrarlo.

A lo largo de los ocho capítulos, el suspenso, el misterio y la aventura van aumentando de manera atrapante. Surgen dimensiones paralelas, monstruos, una niña con súper poderes (encarnada por Millie Bobby Brown de 12 años, una de las revelaciones de la serie) e incluso misiones secretas del Gobierno.

Los hermanos Duffer, directores de la serie, han declarado públicamente su afición por los ochenta y en Stranger Things esto queda muy claro. Hay referencias directas a clásicos de la ciencia ficción como E.T.Los Goonies (Steven Spielberg) e It (el payaso maldito de Stephen King), sobre todo en el desarrollo de las historias de los niños. También hay guiños a Alien (Riddley Scott) y The Thing (John Carpenter) que se pueden detectar en el aspecto de las misteriosas criaturas. Incluso en la serie se mencionan clásicos como Star Wars y X-Men.

Pero Stranger Things no es un éxito por contar con estas referencias, sino por adoptarlas y trascenderlas con una producción de calidad y una historia cautivante. La música, es otro factor clave de esta mega producción, que transporta sin escalas a 1983.

En cuanto a remakes, hay dos clásicos de los ochenta que podremos ver en pantalla:

*Vuelve MacGyver, la serie norteamericana que entre 1985 y 1992 consagró a Richard Dean Anderson como el hombre que lo soluciona todo con un alambre, un chicle y su ingenio. Ahora será el actor Lucas Till el encargado de darle vida al agente secreto. Con un look más veinteañero y con herramientas más modernas a su disposición, será interesante ver cómo se desenvuelve el nuevo MacGyver. Ya está disponible el tráiler de la primera temporada

*Arma Mortal, la saga protagonizada por Mel Gibson y Danny Globe, vuelve luego de 30 años de su estreno, pero como serie de televisión. La nueva versión respetará la historia de los dos policías que deben aprender a convivir mientras combaten el crimen en Los Ángeles. El desafío más grande de este remake es imaginar a Martin Riggs o a Roger Mortaugh con otras caras. Los encargados de mantener el éxito de la dupla ahora serán Clayne Crawford y Damon Wayans. La serie se emitirá por FOX y tiene fecha de estreno para septiembre. 


No hay dudas de que los ochenta están de vuelta y de que la televisión está en una época de revivals. Ante la enorme oferta de contenidos, los canales y nuevos medios se ven obligados a renovar su programación constantemente. Pero a veces la actualidad no alcanza, y es necesario volver al pasado para ofrecer nuevos éxitos. Es un buen momento para los nostálgicos. Por lo menos en la televisión, el dicho “todo tiempo pasado fue mejor” parece tomar protagonismo.   

Éxitos y rating para los Juegos Olímpicos


Por Javier Bruggia.

Mediciones y análisis comparativos del paso de los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro por la televisión argentina.

Los Juegos Olímpicos tuvieron un comienzo glorioso, con la espectacular victoria de Juan Martín del Potro sobre Novak Djokovic, quien mantuvo a la audiencia firme durante todo su desarrollo. Lo mismo sucedió con el partido de la selección de fútbol nacional, que los mantuvo a todos pegados a la pantalla de la televisión, o la primera medalla dorada para nuestro país de la mano de Paula Pareto.
Esta fiebre olímpica empezó con números altos de rating que se mantuvieron hasta la ceremonia de cierre en Río de Janeiro. Susana Giménez y Jorge Lanata, reyes del domingo por la noche, incluso se vieron desplazados por esa tendencia. Si bien Susana presentó un programa importante, con Lali Espósito como invitada especial, el rating pasó del promedio de 16 puntos a 13.8. Lanata apostó por informes e investigaciones, pero sus números bajaron de 13.9 a 9.9.
La Televisión Pública Argentina apostó a una programación completa con la cobertura total de los JJOO, y el rating fue sumamente exitoso. El partido de la selección argentina de fútbol contra Argelia midió 9.3, el partido de Del Potro midió 6.4, y el debut de la selección argentina de básquet frente a Nigeria midió 4.9. A la semana siguiente, la TV pública volvió a consagrarse como lo más visto del fin de semana, superando con bastante diferencia a Telefé y a El Trece.
El día de la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos, la suerte de la Televisión Pública Argentina comenzó a cambiar. Ese domingo la emisora pública hizo 3.7 puntos de rating, mientas que Telefé marcó 7.6 y El Trece alcanzó los 6.6 puntos. A la semana siguiente, finalizados ya los juegos, los ratings retomaron sus números habituales. La TV Pública alcanzó un promedio de 1 punto de rating.

Claramente el deporte, y si tiene representantes nacionales entre los competidores más aún, es un contenido muy atractivo para la audiencia argentina. El nacionalismo, la competencia, el esfuerzo individual y por equipos que demostró la edición de los JJOO de este año, fueron los mejores valores que la televisión pudo transmitir, y enhorabuena que los espectadores acompañaron su exhibición. Bien por la TV pública y su apuesta a esta oferta en su grilla de programación.

lunes, 1 de agosto de 2016

¿Cómo influyó Tinelli en la sociedad durante estos más de veinte años?

Diez testimonios que, además, definen si ver o no ShowMatch abre una "grieta".

Diario La Nación. Edición Impresa. Domingo 31 de julio de 2016.