domingo, 25 de diciembre de 2016

El avance de la tecnología sobre la TV: una nueva manera de ser espectadores


Por Estefanía Brid.


La televisión ha sufrido muchos cambios desde su aparición: la incursión del color, mejoras notables en el sonido, la llegada del cable e incluso la presentación de la llamada televisión satelital.
Sin embargo, ningún cambio fue tan notorio como la incorporación de Internet a la manera de ver televisión. Hoy, ningún canal y productora contemplan la televisión sin este aliado tan próximo.
La tecnología va coptando espacios sobre la base de las necesidades de la gente y aggionarse se vuelve necesario para todos.

Prácticamente hoy ya no hay referencia a lo que se denominaba televisión convencional en otros tiempos, porque justamente lo que se consideraba “convencional” ha dejado de serlo. Los jóvenes de hoy se volvieron consumidores constantes de tecnología. Internet forma parte de sus vidas y se ha vuelto imprescindible para sus actividades académicas, laborales y de recreación. Esta tecnología los ha convertido en seres multi-pantalla (manejan televisión, computadora y celular al mismo tiempo) y sin buscarlo, fueron los generadores de una nueva manera de ver televisión.

La TV ya no se mira linealmente. Los contenidos han tenido que adaptarse a esta búsqueda casi frenética de mayor información y entretenimiento constante y esto ha generado también que el hardware asociado tenga que hacerlo. Hoy, los televisores que solían conocerse ya no se fabrican e incluso sus recientemente reemplazos como LCD y LED tienden a desaparecer en pos de los nuevos Smart TV que permiten conectarse a Internet.

Estos últimos dispositivos tienen un sistema operativo más rápido y le permiten al nuevo espectador acceder a contenidos online, y otras aplicaciones desde su televisor, permitiéndole una experiencia audiovisual más amplia.

Actualmente el espectador ha dejado de considerarse como tal y se ha convertido en un consumidor audiovisual que puede llegar a emplear hasta un promedio de 11 horas, en la Argentina, conectados a la red.

La aparición de Netflix ha consolidado este mercado convirtiéndolo en revolucionario. La posibilidad de ver infinidad de series y películas en streaming ha vuelto al antiguo telespectador más demandante con respecto a lo que solía llamarse “televisión tradicional”. Por esta razón, compañías de cable pagas generan servicios on demand, y plataformas que les permitan a sus usuarios acceder a mayor y mejor contenido (Cablevisión con el lanzamiento de Flow, por ejemplo). Además, los canales de televisión colocan sus emisiones en la web para que los usuarios puedan ver sus contenidos en el momento que deseen y generen debate a través de las redes sociales para que sus productos sean los más populares y de esta manera tengan más rating y sobre todo, más publicidad.

Incluso otros medios de comunicación están generando plataformas digitales para no perderse el negocio. Es el caso, por ejemplo, del Grupo La Nación que hace poco lanzó su canal digital para ofrecerles a sus clientes la posibilidad de acceder a contenido diverso a través de la web.

Es evidente que la tecnología avanza en todos los ámbitos de la sociedad; y la televisión no es la excepción. El desafío consistirá en saber implementar los nuevos recursos tecnológicos en pos de una mejor y mayor oferta para el televidente y para el crecimiento del negocio televisivo.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada